A mi esposo… el personaje tras bambalinas

DSC_0664 - Versión 2

(Post in English below)

A mi esposo, 

Sé que de toda esta película, tú eres a quien más he hecho a un lado.  A veces estoy tan ocupada en mi rol de mamá y mujer desgastada (por ser mamá), que se me olvida pensar en el otro jugador de mi equipo.  Pero quiero que sepas que siempre pienso en ti, es en serio.  Aún después de este tiempo y de 2 hijos, todavía pienso en ti durante el día con una sonrisa en la cara.

Cuando te llamo al trabajo, no lo hago solo para preguntarte dónde dejaste el control del Apple TV, o el carro que le escondimos a Nicolas, o para ver si me contestarías en caso de emergencia, también te llamo porque te extraño.

Quería decirte algo que no creo decirte lo suficiente, quiero que sepas que de todas las decisiones de mi vida, estar contigo ha sido la mejor, la mas acertada, la que más agradezco y la que más feliz me hace.

En la casa, eres el personaje que está tras bambalinas.  Siempre la mamá es a quien todo mundo reconoce el trabajo de los hijos.  “Estás haciendo un excelente trabajo”, te dicen, me encanta poder decir que mi trabajo no existe, que es nuestro trabajo.  Aunque a mí me toque la dieta de la lactancia, o las levantadas nocturnas, o bueno un par de cosas más, realmente no sería lo mismo si tú no estuvieras conmigo.  Así que aunque tu rol no siempre sea el que más reconocido, YO reconozco lo que haces, sé de tus sacrificios también… aunque cuando me dices que estás cansado te vea con ojos de “de qué?!?!”, yo sé que lo estás, sé por qué, y sé que también mereces descansar.

Te tengo que agradecer unas cosas y pedirte perdón por otras.

Te agradezco:

  1. Que seas mi compañero de equipo en esta trayectoria: nunca pides agradecimientos, y realmente no te voy a agradecer por cada cambio de pañal, porque sé que para ti, nuestros hijos son responsabilidad compartida.  Pero agradezco porque eres mi equipo, y participas, siempre estás presente, te lo disfrutas, cambias los pañales, te levantas temprano a jugar, haces mucho, y hacemos juntos.  Es lo máximo contar con alguien que no te delega todo con actitud machista, sino sabe que a los hijos los cuidamos y educamos los dos.
  2. Por dejarme dormir en las mañanas: como buen jugador del equipo, te preocupa que tu compañera no esté en condiciones aptas tras los desvelos de nuestra bebé, así que todas las mañanas me dejas dormir 1 hora más.  No tienes idea de lo que eso significa para mí.  Esos minutos no solo me hacen despertarme de mejor humor, sino que me hacen despertarme queriéndote más.
  3. Por tener paciencia para dormir a los niños: ya tu sabes que la paciencia y yo no somos amigas últimamente, pero estoy tranquila porque sé que cuando estoy colapsada, cuento contigo.  Es más, últimamente creo que tu eres más capaz de dormirlos que yo… Si quieres puedes hacerlo siempre… Sólo digo.
  4. Por dar todo a la casa y aún así dejar que me compre ropa o algo para mí: siempre supimos que estos meses con un sueldo iban a ser un reto para mí.  Llevo toda mi vida trabajando y no he tenido que rendir cuentas a nadie.  Hasta ahora.  Sin embargo, tú me lo has hecho tan fácil… A pesar de que tu casi nunca te compras nada, jamás me has reclamado por comprarme algo o comprarle a los niños (excepto esas veces que me paso un poco).
  5. Por entender que una mujer necesita ir al salón: y dejarme ir aunque eso implique quedarte solo por unas horas.
  6. Por entender que necesito tiempo con mis amigas: no puedo decirte lo importante que esto es para mí.  Me conociste como una persona social, a la que le gustaba salir con sus amigas, las fiestas, etc.  Todo eso ha sido sustituido por noches de desvelos, dar pecho a deshoras, y nuestras citas con nuestro fiel amigo Netflix… Sin embargo tú entiendes que yo necesito salir, tal vez no de fiesta, pero sí ver a mis amigas, y en vez de cuestionarlo, me empujas a hacerlo, o me acompañas, aunque te aburras.
  7. Por cuidar a los niños mientras me desaparezco a hacer deporte dos horas a la semana: qué mas puedo decir… si no fuera por éstas horas, creo que habría perdido la razón.
  8. Por salir temprano de la oficina para estar en la casa con nosotros más tiempo: sé que es un sacrificio.  Lo sé.  Sé que almuerzas en tu puesto, a veces frío, para poder salir temprano y jugar con tus hijos, y platicar conmigo.  Espero jamás reclamarte por regresar tarde, porque realmente en la balanza, deben pesar más la cantidad de días en que haces mil y un sacrificios para venir temprano.
  9. Por emocionarte con cada etapa: me encanta tu emoción por las cosas nuevas de los niños cada día, una palabra, una habilidad nueva, lo que sea, te emociona.  Y eso, me encanta.
  10. Por no cansarte de mis preguntas dramáticas: que si estoy gorda, que si me quieres igual, que si todavía te gusto, creo que conoces el repertorio.  Sin embargo, siempre respondes burlándote de mí con un abrazo, haciendome reír en vez de llorar.  Debes estar cansado de mis millones de preguntas, gracias por no quejarte.
  11. Por estar conmigo en mis peores momentos: me cuesta mucho trabajo a veces ser mamá.  Tú lo sabes.  Tú lo has visto.  En esos momentos donde colapso, siempre eres mi confidente, los brazos que me sostienen cuando lloro, siempre estas allí.
  12. Por estar también en los mejores momentos: realmente te agradezco por estar siempre presente.

Y, como no soy perfecta, te quiero pedir perdón por un par de cosas antes de terminar:

  1. Quedarme dormida siempre que vamos a ver una película: después de dos horas seleccionando, viendo trailers porque no logro decidir, escogemos una película y sientes tu hombro babeado a los dos minutos… Ooops!
  2. Por reclamarte que ya no somos divertidos cuando yo soy la primera en quedarme dormida o la que no quiere salir: sabes esa conversacion de que nunca salimos a parrandear, que no vamos a ningún lado, esas conversaciones? Olvídalas! Nuestra diversión ahora es diferente que hace 4 años, y aunque a veces lo extrañe, realmente en el fondo, no lo extraño… Dormir toda la noche, eso sí lo extraño mucho.
  3. Por dudar de tu amor icondicional por el hecho de que olvidaste las donas que te pedí, o porque no me has mandado flores o dulces: por alguna razón a veces necesito detalles románticos, de los que vemos en las películas, para recordar que me amas.  No te preocupes, realmente no dudo de tu amor, esa hora extra que duermo en la mañana me hace darme cuenta de lo que son los detalles de verdad.  Perdón si a veces discuto por un buen rato el que no tienes detalles como en el pasado… prefiero mil veces los que tienes ahora, que los que tenías antes.
  4. Por mis peores momentos, sé que me convierto en un monstruo a veces: sé que ultimamente soy un ogro.  Todos los días me esfuerzo por no ser así.  Pero te pido perdón por esos dias que lo soy.
  5. Por olvidar a veces que tu eres mi prioridad, no los niños, no mis amigas, no mi iphone, tú: estoy tan cansada que a veces solo hago las cosas que “tengo” que hacer.  Para el resto, como platicar en la cena, salir juntos, etc, no tengo fuerza, en serio, a veces no tengo fuerzas ni para hablar… Pero hago un esfuerzo, aunque haya días que no parece.
  6. Por regañarte por cómo haces las cosas: sé que esto es de lo que más te molesta.  Soy demasiado controladora, a veces respiro para no intentar controlar la situación.  Prometo intentar mejorar, pero necesito que tú prometas que estarás más pendiente, si?
  7. Por si a veces me encuentras en pijama o por dejar a veces que la relación llegue a un nivel de confianza máximo, sé que hay cosas que es mejor que sean un misterio: después de que me viste tener dos hijos, creo que el misterio se acabó.  Perdón por eso.  Imagino que hay cosas de mí que quisieras nunca haber sabido.  Pero hay días que me quedo vestida esperándote, aunque no te des cuenta, para que no me encuentres en pijama y recuerdes un poco de la mujer de la que te enamoraste.

Sé que debí haberte escrito antes, debería agradecer todos los días lo increíble que eres.  A veces me quejo porque no haces cosas grandiosas, por la ausencia de las flores en  los floreros de la casa, por la falta de nuevas joyas en mi joyero, porque no conseguiste los dulces que me gustan… pero realmente lo que importa, es que en el día a día, las cosas ordinarias, las haces extraordinarias.  Eso. Eso lo agradezco como nada.

To my husband, 

I know that in this movie, you’re the one that I’ve pushed aside.  Sometimes I’m so busy in my role as a mom, or as a tired woman (because I’m a mom), that I forget to think about my teammate.  But I want you to know that I always think of you, I mean it.  Even after all this time, after 2 kids, I still think of you with a smile on my face.

When I call you during the day, I don’t do it just to ask you where did you leave the Apple TV remote, or the toy we hid from Nicolas, or to test if you’d answer in case of emergency, I also call you because I miss you.  

I need you to know that of all of my decisions in life, being with you is the best one I ever made, the rightest, the one I’m most thankful for, and the one that makes me happier.  

At home, you’re always the backstage guy.  The mom is the one that’s always praised.  “You’re doing a great job”, they say, and I love to answer that it’s not my job, it’s OUR job.  And even though I have the breastfeeding diet, or I’m the sleep deprived one, or well, I have a few more things… honestly, it wouldn’t be the same if you were not here with me.  So even though your role is not the most recognized, I recognize what you do, I know about your sacrifices too.  Even if when you tell me how tired you are and I respond with some murdering eyes of “OF WHAT?!?”, I know you are tired, I know why, and I know you deserve to rest too.

I need to thank you for some things, and ask for forgiveness for some others.

Thank you:

  1. For being my teammate: you never ask me to be thankful, and I’m not gonna thank you for each diaper you change, because I know that for you, our kids are a shared responsibility.  But I thank you for being my team, for participating, for always being there, for having fun doing it, for changing those diapers, for getting up early to play, for doing a lot, for us doing it together.  I love knowing that you are not driven by stigmas of what a woman and a man should do, you know that we both take care and educate our kids, together.
  2. For letting me sleep in the morning: as a good teammate, you’re worried that I’m not in conditions after the sleep deprived nights, so, in the morning you let me sleep 1 more hour.  You have no idea what that hour means to me.  Those minutes make me wake up with a better mood, and wake up loving you more. 
  3. For having the patience needed to make our babies sleep: you know that by now, patience and me are no longer friends.  But it’s ok because I know that when I snap, you have my back.  Lately I think that you’re more capable of sleeping the kids than I am.  Maybe, if you want, you can do it all the time… I’m just saying.
  4. For giving up everything for our home and not messing with me for buying clothes or something for me: we always knew that these months with one income would be a challenge for me.  I’ve been working my whole life and I’ve never had to tell anyone if I bought something.  Until know.  But you’ve made it so easy.  Even if you never buy anything for yourself, you never say a word if I get something for me or the kids (unless I loose control). 
  5. For understanding that a woman needs to go to the beauty parlor:  letting me go even if it means that you need to stay alone with the kids for a couple of hours, is priceless. 
  6. For understanding that I need girlfriends time: I cannot say how important this is.  You met me as a social person, who loved to hang out with her friends and party… All that has been replaced by sleep deprived nights, breastfeeding at 3 AM, and dates with our loyal friend Netflix… However, you understand that I sometimes need girls time, maybe not partying like I used to, but I need my time, and instead of questioning it, you push me to do it, or you come with me, even if it’s boring for you. 
  7. For taking care of our kids while I leave for two hours to play soccer every week: what can I say… if it weren’t for those hours, I think I would’ve lost it already.
  8. For leaving the office early to be at home with us: I know it’s a sacrifice.  I know.  I know that you eat at your cubicle, probably your food is cold, to leave the office early and play with your kids, and talk to me.  I hope that I never get mad at you for being late, because if we balance it all, those days when you leave early should have so much more weight than those when you stay late.  
  9. For getting excited on every stage: I love your excitement on the new things of the babies every day, a word, a smile, a new ability, whatever, you get excited.  And I just love that.
  10. For not getting tired of my dramatic questions: if I’m fat, if you still love me, if you still like me… I think you know the questions.  However, you always respond mocking me while you hug me, making me laugh instead of cry.  You’re probably tired of my thousand questions, thank you for not complaining. 
  11. For being with me on my worst: I sometimes find it really hard to be a mom.  You know that.  You’ve seen it.  Those moments when I break down, you’re my confident, the arms that hold me when I cry, you’re always there.
  12. For being with me on my best: I honestly thank you for always being there. Period. 

And, since I’m not perfect, I wanted to ask you to forgive me for a couple of things:

  1. How I fall asleep every time we plan to watch a movie: after we spent two hours choosing the movie, watching trailers, reading reviews, because I just cannot pick one, we finally decide… and suddenly you start feeling drool all over your shoulder, even if it’s only been two minutes… Ooops!
  2. How I tell you that we’re not fun anymore, and I’m the first one falling asleep or that doesn’t want to go out:  you know all those conversations on how we never party anymore, or go anywhere? Forget them! Our fun now it’s not the same as it used to be 4 years ago, and even though I sometimes miss it, deep down, I don’t.  Sleeping all night, 6 hours in a row, that I miss.
  3. For doubting of your unconditional love because you don’t give me hearts & flowers anymore: for some reason, sometimes I need those romantic movie type details to remember you love me.  Don’t worry, I don’t really question your love, that extra hour you let me sleep makes me realize what real details look like.  Sorry if I argue because you don’t have the same type of details as you used to, I rather have the details of the present (like changing all the diapers of the day), than those from the past.
  4. For my worst, I know I become a monster sometimes: I know that lately I’m an ogre.  Every day I try not to be like that.  I’m sorry for those days when I am. 
  5. For forgetting that you are my priority, not the kids, not my friends, not my iPhone, you:  I’m so tired that sometimes I just do the things I “have” to do.  For the rest, like talking during dinner time, going out, etc, I have no strength   Seriosly, I sometimes don’t have the strength to have a conversation.  But I still try, even though it may not look like it.
  6. For getting mad on how you do things: I know this makes you mad.  I’m too much of a control freak.  If only you knew that I hold back a lot more than you think.  I promise to try to be better, but I need you to promise to put attention, ok?
  7. For every time you find me on my pjs or for letting the relationship get to that point where there’s no mistery:  after you watched me give birth to our two kids, the mystery is over.  I’m sorry for that.  I’m sure there are things about me you wish you never knew.  But you need to know that somedays I dress only for you, and I wait for you even if I know you may not notice, so that you don’t see me on my pijamas, and then you can remember a little bit of that girl you fell in love with.

I know I should’ve written something for you sooner.  I know I should thank you every day for how amazing you are.  I sometimes complain because you don’t do great things, because there are no flowers on the vases, no jewelry on my jewelry box, because you didn’t find the candies I asked for… but honestly, what really matters to me is that, every day, you do the ordinary things, in an extraordinary way.  And that, that I’m thankful for.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s