Mamás juzgando a mamás

Destacado

No mas criticas

Estoy en varios grupos de mamás en Facebook y lo que tienen todos en común es que siempre critican a otras mamás, porque regañaron muy fuerte a su hijo, le negaron algo, no quisieron amamantar, no quieren hacer colecho, etc.  No es solo en redes sociales, ¡es en todos lados!

Nunca me enteré cuándo nombraron mamás policías de la maternidad.  ¿En qué momento anunciaron que sólo por el hecho de ser mamás tienen derecho a criticar a otras? ¿Cuándo les dieron potestad de actuar de jueces de quién es buena o mala mamá? Y más que nada ¿quién les dijo que eran tan perfectas como para poder decir cómo deberían hacerse las cosas?

Quien sea una mamá perfecta que tire la primera piedra.  Guarda tu bolsa de piedras porque hablando en serio, nadie es perfecta.

Cada una de nosotras hace lo mejor que puede, cada una con sus errores, sus estilos y sobre todo, sus circunstancias.  Todas somos diferentes.  Todas somos humanas.

Se perdió la empatía.  Se perdió el escuchar antes de hablar. Se perdió la privacidad.  Se perdió la tolerancia.  Pero sobre todo se perdió el respeto.

Nadie tiene derecho a juzgar y criticar a otra mamá sin tener idea de las circunstancias, necesitamos entender que hay diferentes tipos de maternidad y que la mía y la tuya sean diferentes no nos da derecho a querer ofender a otras.

¿No es suficiente tener que escuchar opiniones de familiares y amigos que creen saber cómo debemos hacer las cosas? ¿No es suficiente estar siempre en el centro de las críticas? ¿No deberíamos unirnos en vez de separarnos y hablar mal del estilo de la otra?

Personalmente, me ha tocado arrastrar a mi hijo en el centro comercial porque simplemente decidió que no quiere caminar, ni ponerse de pie, ni estar cargado… a veces va feliz, a veces va llorando, pero tiene que entender que no me domina, y sus berrinches tampoco.  Me ha tocado regañarlo fuertemente frente a otros niños, tiene que aprender que la disciplina no conoce de lugares.  Me ha tocado meterlo a la fuerza en el coche (carruaje) porque no puede seguir corriendo por todos lados sin hacer caso. Me han tocado días duros donde la que termina llorando soy yo, me han tocado muchas situaciones así, y sé que a ojos de ciertas mamás estoy haciendo las cosas mal, algunas podrían hasta decir que estoy “humillando” a mi hijo al regañarlo, pero yo no lo creo así, para nada.  Él tiene que aprender que no importa donde estemos, con quien estemos, y lo que estemos haciendo, las reglas aplican por igual.

A veces tengo más miedo de ser como soy frente a otras mamás, a veces se me olvida que no lo hago por ellas, lo hago por mis hijos.

¿Por qué no te acercas a la mamá en privado para decirle lo que piensas? Da un consejo y no una crítica, pasa de ser alguien que juzga a alguien que ayuda, haz que se note que la intención es buena.  Pero por favor, deja de creer que tienes la última palabra, acepta que existe allá afuera, alguien mejor que tú.